Para disfrutar más de Babypants, por favor, loguéate.

Consejos para padres

Dejar el pañal es un paso muy importante en el desarrollo de tu bebé, BabyPants® te acompaña durante este proceso con los mejores consejos para que juntos disfruten cuando llegue el momento de ser un niño grande.

DEJAR EL PAÑAL

¿Tu bebé va a dejar el pañal? Estos son los 5 no’s

Entrenar a tu hijo es un proceso tedioso y sucio, pero puede serlo más si tú te sales de control. Evita estas 5 actitudes y los problemas se irán por el escusado.

Cuando empecé a quitarle el pañal a Juliana, era toda dulzura. Cada vez que tenía un accidente le decía “no te preocupes mi amor, lo lograrás la próxima vez”. Esa paciencia se fue diluyendo con los meses, cada vez que la descubría mojada o sucia, mi cara enrojecía y pensaba “¡no! ¿cuándo va a acabar esto?”. Pero la gota que derramó el vaso fue cuando empecé a tener dermatitis en las manos. Le achacaba el mal a tanta ropa que lavar, pero lo cierto es que mi estrés también iba en aumento. 
Ahí es cuando decidí ir a terapia. Le conté a mi terapeuta todo lo que sí hacía para que tuviéramos éxito en esta empresa. Me respondió algo que me dejó helada: “a ti lo que te faltan son nos”. He aquí las reglas que me puso:

No al chantaje emocional Lo que más desean los niños es complacer a sus padres, así que decepcionarte los hiere. Si usas frases como “mami está enojada porque no aviaste” solo lo entristeces y además agregas más estrés, retrasando así su desarrollo. 

No lo hace a propósito La mayoría de las veces no llega al baño porque está jugando o distraído, pero no por molestarte o porque no quiso ir. Tu hijo no es un rebelde, tu hijo está en desarrollo. Está aprendiendo a poner límites por primera vez, pero también a manejar mejor sus juguetes, a tener control sobre su espacio, a controlar mejor su cuerpo. Todo ese proceso lo abstrae a tal punto que cuando su cuerpo dice “quiero ir”, él no lo escucha. Poco a poco lo hará.

No lo compares Cada niño es diferente. Preocuparte porque no hace lo que su mejor amigo no tiene sentido, ya que nacieron en días distintos, pertenecen a entornos diferentes y son personas diferentes. No te desgastes si tu hijo todavía no avisa o no se puede vestir solo. Será bueno en otras cosas, y tarde o temprano dominará todas. Piensa que muy pronto ya no será tu bebé, ¡disfruta el momento! 

No enfurezcas Los niños tienen la costumbre de querer hacer justo después de salir de casa, en medio del tráfico o cerca del baño público más sucio pero es que cuando tienen que ir tienen que ir. Apenas están aprendiendo a controlar sus esfínteres y aún no tienen la capacidad de aguantarse como tú lo haces. Respira profundo e intenta mantener el cool.

Julia, mamá de Juliana.

 

Notas relacionadas