Para disfrutar más de Babypants, por favor, loguéate.

Consejos para padres

Dejar el pañal es un paso muy importante en el desarrollo de tu bebé, BabyPants® te acompaña durante este proceso con los mejores consejos para que juntos disfruten cuando llegue el momento de ser un niño grande.

ESTILO DE VIDA

No tengas prisa

Tengo tres hijos de 12, 10 y 2 años. Pero ahora no quiero que mi bebé se convierta en una niña grande, más bien quiero alargar el tiempo.

Como padres, todo el tiempo nos llegan mensajes de este tipo: fomenta su independencia, no permitas que invada tu espacio, ayúdalo a convertirse en un niño grande. Seguí todos estos consejos con mis primeros dos hijos y en realidad fueron niños muy sanos que muy pronto encontraron su camino en este mundo, pero de pronto me di cuenta de que su infancia se había ido, así, en un abrir y cerrar de ojos. Ya sé, suena cliché, pero fue tan repentino cuando me di cuenta que ya no se acurrucaban junto a mi, que ya no me dejaban hundir la nariz en su cabello, que mis bebés se habían ido. 

Con mi nuevo bebé la cosa ha sido mucho más calmada. Debo confesar que aún duerme en mi cama y toma de mi pecho. Que su papá y yo hemos decidido cargarla siempre que se nos antoje sin temor a acostumbrarla a nuestros brazos. He decidido salir de la oficina para volverme una mamá freelancera e interrumpir mi trabajo siempre que me necesita. 
Muchas personas han juzgado nuestro estilo de crianza argumentando que la volveremos una niña caprichosa, demandante, dependiente e insegura. La realidad es que ha ocurrido justamente lo contrario. Silvana es una niña segura de sí misma, segura de que puede confiar en sus papás. Es una niña arrojada a la que no le da miedo experimentar cosas nuevas, salir a explorar al jardín y caerse y levantarse una y mil veces. La conocemos tan bien que podemos leer fácilmente sus necesidades emocionales y contenerla cuando lo necesita. No tuvimos prisa porque dejara el chupón, pero ella solita lo dejó. No teníamos prisa porque caminara, pero lo hizo recién cumplió el año. Y ahora no tengo prisa porque deje el pañal pero ya me lo está pidiendo. Por eso me atrevo a aconsejarte que no le temas a la cercanía con tu pequeño o pequeña, porque de verdad ¡el tiempo pasa tan rápido!

Minerva, mamá de Silvana

 

Notas relacionadas