Para disfrutar más de Babypants, por favor, loguéate.

Consejos para padres

Dejar el pañal es un paso muy importante en el desarrollo de tu bebé, BabyPants® te acompaña durante este proceso con los mejores consejos para que juntos disfruten cuando llegue el momento de ser un niño grande.

PSICOLOGÍA, EDUCACIÓN

Consejos para que tu pequeña haga caso

Te presentamos 8 consejos para hacer que tu pequeña haga caso.

En los primeros años, los niños simplemente no saben lo que está bien y lo que está mal. Cuando le pedimos a nuestro hijo que haga o no haga algo, le estamos demarcando ese camino, aunque esto requiere de mucha paciencia y de un aprendizaje continuo. 

1. Repetir varias veces. 
Repetir una y otra vez, es la regla y no la excepción. Cuando le demos una orden, lo más probable es que tengamos que repetirla varias veces. Lo mismo sucede cuando estamos tratando de enseñarle algo que forma parte de un hábito.

2. Mirarlo a los ojos cuando le hablamos. 
El contacto visual es un aspecto importante de la comunicación. No es lo mismo gritarle desde otra habitación de la casa que queremos que guarde sus juguetes, que tomar al niño de la mano, llevarlo hacia el canasto de guardado, mirarlo a los ojos y decirle: “Hijo, por favor, guarda tus juguetes.”

3. Mostrarle la conducta que deseamos que haga.
Los niños pequeños aprenden a realizar conductas copiando las nuestras. En la medida de lo posible y si la situación lo permite, muéstrale cómo se hace lo que le estamos pidiendo que haga.

4. Felicitarlo siempre.
El reconocimiento es fundamental en la adquisición de nuevas conductas. Si le mostramos a nuestro hijo que lo que hizo estuvo bien, que lo valoramos y que nos importa mucho, es muy probable que lo repita en el futuro.

5. No gritarle.
Es necesario hablar con firmeza, pero en un tono de voz normal. Gritar sólo hará que el niño se predisponga de mala manera a hacer lo que le estamos pidiendo.

6. Tener cuidado con el lenguaje.
Las palabras que usamos son importantes para transmitir la orden que queremos dar. No es recomendable decir “NO” todo el tiempo, ni usar el modo imperativo de manera excesiva. A las personas nos gusta que nos pidan las cosas de buena manera: a los niños también.

7. No amenazar.
El recurso de la amenaza no suele surtir efecto, especialmente con niños pequeños. Mucho menos, amenazarlos con castigos que no estamos dispuestos a cumplir luego. Eso hace que nuestra palabra pierda valor.

8. Saber que no siempre obedecerá 
A medida que el niño desarrolla la comprensión, el lenguaje y conductas por imitación, cada vez irá comprendiendo consignas más complejas, sin embargo, somos los padres los que debemos trabajar nuestra propia tolerancia a la frustración y no pretender que el niño haga caso el cien por ciento de las veces. Requiere de un largo proceso de aprendizaje internalizar las pautas que les vamos marcando.

Notas relacionadas