Para disfrutar más de Babypants, por favor, loguéate.

Consejos para padres

Dejar el pañal es un paso muy importante en el desarrollo de tu bebé, BabyPants® te acompaña durante este proceso con los mejores consejos para que juntos disfruten cuando llegue el momento de ser un niño grande.

PAPÁ, EDUCACIÓN

Como papás ¿podemos ser amigos de nuestros hijos?

Una nota por Luis Carlos y Gaby

Aquí está nuestra respuesta:

De alguna manera sí pero mucho antes de ser sus amigos, necesitamos ser sus líderes. Necesitamos protegerles del peligro, y ayudarlos a hacer eso que no les gusta. Motivados a hacer lo que aman y a amar lo que hacen. Nos toca dirigir la orquesta en casa, que formen parte activa de la dinámica del hogar (y posteriormente de la comunidad), sirviendo y contribuyendo en la medida en que les corresponda: desde alzar sus juguetes y mantener orden y limpieza en casa, hasta mostrarles cómo relacionarse con los demás, tratando a otros como ellos mismos merecen ser tratados.

Dentro de todo ello, necesitamos hacer espacio para ser cercanos, para dejar salir nuestro niño(a), jugar y conectar profundamente con ellos. Esta función es muy importante (tanto para ti como para ellos), y es una de las más olvidadas por la mayoría de las mamás y los papás de ahora. Porque también queremos que cuando sientan confusión, miedo o angustia por algún problema (o por alguno de los grandes cambios que atravesarán) se acerquen a nosotros porque confían en que no serán juzgados y que les comprenderemos. Y esto sucede cuando presienten que tú sabes qué es lo que está atravesando, porque ha sentido tu empatía, tu cercanía. Ha comprobado que sabes lo que haces, muchas veces. Le has demostrado que cuando hay problemas, puede contar contigo. Y que no importa el error que cometa, tú estás para apoyarle, más que regañarle o castigarle.

Muchos expertos dicen que no se debe ser amigo de tus hijos. Estamos parcialmente de acuerdo. Desde nuestro punto de vista, hay prerrequisitos para poder ser sus amigos. Aquí están:

TOMA TU LUGAR, No cedas tu rol: tú eres la mamá, la grande: tu hijo es el pequeño y siempre lo será. Es muy importante que le quede claro que antes de ser su amiga, eres su madre.

ABRE CANALES: la comunicación con tus hijos es uno de los temas más complejos, sobre todo por falta de capacitación: no se trata nada más de estrategias o herramientas (que sí son importantes), la clave es tu conexión con tu propia niña interior.

Cultiva tu INTELIGENCIA EMOCIONAL: aprende qué hacer con tus emociones, para que sean una fuente de riqueza y energía positiva en tu vida y en la de tus hijos. SÉ LÍDER: tus hijos necesitan un ejemplo a seguir: conviértete en eso que quieres para ellos. Reconoce el estilo particular de cada uno de tus hijos, y aprende a transmitir tu mensaje de modo que sea recibido. La paternidad es un acto de liderazgo, comienza contigo misma.

Por último, una advertencia: tus hijos no necesitan que seas su amiga. Necesitan a una MADRE. Amigos tendrán muchos, irán y vendrán. Amigos verdaderos, tendrán unos pocos. Madre tendrán sólo una. Habrá espacio, dentro de tu ejercicio como madre, para que estés cerca de ellos, para jugar y dejarte ser niña con ellos. En esos momentos podrás ser su amiga.

Cuando ellos crezcan y tengan a tus nietos, comprenderán en carne propia que el amor de mamá va mucho más allá que el de cualquier amistad.

 

Luis Carlos y Gaby

 

Notas relacionadas