Para disfrutar más de Babypants, por favor, loguéate.

Consejos para padres

Dejar el pañal es un paso muy importante en el desarrollo de tu bebé, BabyPants® te acompaña durante este proceso con los mejores consejos para que juntos disfruten cuando llegue el momento de ser un niño grande.

EDUCACIÓN

Como educar la obediencia en tu pequeña

Si partimos de la premisa de que los niños no nacen tercos, sino que se hacen, no cabe duda de que son circunstancias de la educación que reciben lo que les enseñan y les llevan a ser desobedientes.

La obediencia, como cualquier otro valor, también se aprende en la educación. Si el niño no aprende a tener límites desde la más temprana edad, cuando crezca no aceptará ningún tipo de límite y se convertirá en terco y obstinado.

Es absolutamente normal que en unos periodos determinados, entre los 3 y 4 años de edad, el niño se muestre caprichoso. A esta edad, el niño descubre su “yo” y con él su propia voluntad. El problema es cuando la desobediencia persiste e invade otras etapas.

Para controlar y cambiar esta actitud, te sugerimos lo siguiente:

– No permitas ni aceptes la terquedad de tu pequeño, para ello establece límites claros.

– Diferencia la terquedad del enfado. Un niño, como cualquier otra persona, tiene el derecho a enfadarse, a no estar “de acuerdo”, pero hay que evitar a que eso se transforme en una actitud desobediente.

– No uses la fuerza o el castigo físico para combatir su terquedad.

– Brinda a tu peque una educación basada en valores como el respeto, la paciencia, la bondad, la tolerancia, etc. De nada sirve que los padres utilicen la discusión, la autoridad desenfrenada, la humillación y el enfado para educar a sus hijos y luego exigirles lo contrario. Se debe educar con el ejemplo.

– Que los padres tengan el mismo grado de exigencia en cuanto a sus hijos. La terquedad y la resistencia, bien encauzadas, tienen unos grandes valores. De todo niño sano debe esperarse resistencia cuando él cree que se merman sus derechos naturales. No pongamos límites a todo, pues cortaremos las alas a la imaginación y a la creatividad.

 

Notas relacionadas